Now Playing Tracks

Tarde, pero apareció… Por Juan Carlos Bacale

Porque no hablas? - le dijo su madre.
Ella simplemente la miraba con cara de haber visto a la 3 reencarnación del mal en cuerpo presente.
La niña, que llegó a casa después de haber estado desaparecida más de 2 meses y medio golpeo con fuerzas la puerta de su casa un par de veces y fue su hermano Dirk el que abriría la puerta con tal asombro que solo pudo gritar “Mama corre, corre ven deprisa”
Esta, acudió al reclamo de su hijo ipsofacto. Mónica la mama, rápido abordo a su hijo para preguntarle que cual era la razón por la cual chillaba así a sabiendas de que su padre estaba haciendo la siesta. Dirk no habló, abrió la puerta y al entrar el primer rayo de luz, los 2 se deslumbraron hasta que se abrío del todo, en ese mismo momento la madre hecho a llorar pues ya había reconocido la silueta dibujada por la sombra y la luz de ese sol devastador en otra calurosa mañana mas de Agosto del 2007.

Ya me harté de esperarte, de llorar y llorar…
Asumí que ya es demasiado tarde para
que intentes recapacitar.
Hoy ya no pido nada
ni precioso que vuelvas, mas bien cerré todas las puertas…
Vamos a ver como entras. XDD
El tiempo corre y yo no puedo parar el reloj
STOP!
Como quisiera ver esa palabra en un mando a distancia, sería el botón que siempre pulsaria por inercia.
La agujas me balancean, los minutos mi acorralan, los segundos me rodean.

(Triste&Solo) por Juan Carlos Bacale Mangue

La apariencia era tan importante para el, que nuestro personaje no se atrevía a salir de casa sin antes haber revisado su vestimenta de arriba a abajo.
Se perfuma como si fuera a volver a nacer, aunque en realidad busca tapar ese olor a hombre solo y triste que según el desprendía su cuerpo, mas nunca se calzaba unos zapatos sin antes bañar literalmente las plantillas de estos. Tomaba caramelos de menta suizos para disimular el mal aliento que le creaban el tabaco y el café, pues se tomaba 6 tazas de este al día y solo entre el desayuno y la comida se podía fumar media cajetilla.
Este hombre de rostro serio y mirada desconcertante es Marcial Murillo Peréz. Adicto, pues el trabajo se estaba convirtiendo en su mujer, familia, preocupación y centro de todos sus pensamientos.
Rara vez por no decir nunca Marcial mantiene tiene conversaciones amistosas. En la oficina se procuro una mesa al lado de las máquinas fotocopiadoras para evitar el bullicio, la constante polémica y sobretodo porque se pone enfermo cuando Mary “La gorda” se ríe a carcajadas, es la gota que colma su vaso cada mañana.
El autobus de camino a casa a la hora de comer, es un infierno de gente sudorosa y maloliente, a si los describe Marcial.
Para el sus notas y documentos tienen mas valor que las emociones, los sentimientos e incluso su propia vida, ya que constantemente cuando tiene papeleo acumulado se repite “no eres nadie sino acabas estos informes”
Y eso me recuerda que ayer Mary le dijo “que soso eres, si sigues así el trabajo acabara matandote”
a la mañana siguiente llega un noticia la oficina; Marcial Murillo Perez falleció esta mañana, lo atropeyo un coche en su afán por llegar al trabajo ya que se había quedado dormido.

To Tumblr, Love Pixel Union